¡Ayuda al desarrollo del sitio, compartiendo el artículo con amigos!

CONTENIDO VERIFICADOAutora: Dominika Wilk

Earthing es uno de los elementos terapéuticos introducidos por el psicoterapeuta Alexander Lowen. Se utiliza para reducir la ansiedad. Para reducir la ansiedad, debe aprender técnicas que ayudarán a minimizar su fuerza, como la forma correcta de respirar, el regreso más frecuente al presente o simplemente la conexión a tierra. ¿Qué es?

¿Qué es la ansiedad y cómo se manifiesta?

La ansiedad es un estado subjetivo de miedo que no está dirigido a una situación u objeto específico. Cuando sentimos miedo, generalmente tenemos miedo de algo "tangible", como reprobar un examen, recibir malos resultados en las pruebas, etc. Cuando se trata de ansiedad, generalmente es difícil determinar a qué le tenemos miedo. Es un miedo a algo que no podemos especificar, por ejemplo que "algo malo va a pasar".

Por supuesto, la ansiedad también puede estar relacionada con una situación específica que va a suceder en el futuro y despierta ansiedad en nosotros, sin embargo, esta emoción es desproporcionada con el evento real, por ejemplo, tenemos un ataque de pánico debido a un visita al dentista o una grave nos espera una conversación con el jefe e imaginamos que será muy negativa para nosotros, lo que provoca por ejemplo sudoración automática.

La ansiedad suele ir acompañada de síntomas somáticos como:

  • latido cardíaco acelerado,
  • sudoración excesiva,
  • fuerte tensión muscular,
  • dolor de estómago,
  • náuseas

Además, se manifiesta en la esfera del comportamiento - entonces estamos paralizados por el miedo, incapaces de actuar, no podemos hacer frente a situaciones simples. Teniendo en cuenta la cuestión de la psique: el miedo puede inundarnos con una ola de gran ansiedad, llevarnos a sentimientos de alienación de nosotros mismos y, en ocasiones, dar la impresión de que nos estamos volviendo locos.

La ansiedad también puede llevarnos a ataques de pánico. Si esto sucede, entonces tenemos al menos cuatro de los siguientes síntomas:

  • respiración más superficial,
  • temblando o estremeciéndose,
  • sudoración excesiva,
  • sensación de asfixia,
  • latido cardíaco acelerado,
  • palpitaciones,
  • destellos repentinos de frío o calor,
  • náuseas o malestar desdelados del estómago,
  • mareos,
  • sensación de desequilibrio,
  • sensación de separación de uno mismo, alienación de uno mismo,
  • miedo a volverse loco,
  • miedo a la muerte

Conexión a tierra: ¿qué es?

El enraizamiento es una forma de devolverle la conciencia al cuerpo, cuando, por ejemplo, por miedo, perdemos contacto con la realidad. Cuando tenemos miedo, el miedo oscurece nuestro pensamiento racional, y nos aislamos del cuerpo, de las señales que emanan de él.

Revertir esta situación, es decir, volver al cuerpo, al sentir, es capaz de reducir la ansiedad y nos permite ver que la amenaza que temíamos no se aplica al momento presente. Aquí y ahora estamos a salvo, y el garante de nuestra seguridad y paz interior es el cuerpo, que estabilizado, con una respiración constante, puede calmar los pensamientos inquietantes.

El concepto de puesta a tierra se deriva de un análisis bioenergético creado por un psiquiatra y psicoterapeuta, Alexander Lowen, quien, a través del trabajo con el cuerpo, ayudó a los pacientes a liberar emociones reprimidas y trabajarlas luego en psicoterapia. Lowen también restauró la conciencia del cuerpo (si alguien lo "congeló", por ejemplo, como resultado de violencia sexual o de otro tipo), y también ayudó a lograr el equilibrio interno a través de la puesta a tierra, es decir, una conexión energética con la tierra.

Lowen explicó el concepto de puesta a tierra usando una analogía con un circuito de energía, que es fácil de sobrecargar cuando se desentierra con una carga de energía más fuerte y, por lo tanto, es más susceptible de quemarse. Lo mismo sucede con un hombre que, sin conexión a tierra, absorbido por un exceso de sentimientos y emociones, puede quebrarse bajo la presión de su fuerza, y su psique y su cuerpo sufrirán mucho por ello.

El autor del análisis bioenergético enfatiza que un individuo conectado a tierra aguantará mucho más que una persona inestable a las emociones, porque estar conectado a tierra significa conectarse con su cuerpo, con su propia sexualidad y con otras personas.

Conexión a tierra: ¿qué es?

Aleksander Lowen trabajaba con el cuerpo, por lo que el método de toma de tierra que proponía a sus pacientes estaba asociado con ejercicios físicos cuidadosamente seleccionados dispuestos en una secuencia específica.

La puesta a tierra en sí, según el análisis bioenergético, consiste en concentrarse durante el ejercicio en la comunicación con el suelo, el suelo, cuyo contacto es posible a través de las piernas y los pies (durante los talleres de Lowen, se practica descalzo).

La persona que participa en la sesión debe sentir la energía que fluye de su cuerpo hacia los pies y finalmente al suelo sobre el que se encuentra para sentir su fuerza.las raíces con las que la tierra sostiene todo su cuerpo y con esta oleada de nueva energía siente cómo la gran fuerza que fluye de esta conexión a tierra regresa a través de sus piernas hacia arriba de su cuerpo, devolviendo la vitalidad a todo el cuerpo.

Puesta a tierra - ejercicios de ejemplo

Puesta a tierra por pendiente

Uno de los ejercicios básicos que se utilizan en la puesta a tierra es la posición de "doblar". Sin embargo, esta no es la inclinación habitual que recordamos de las lecciones de educación física. Antes de hacerlo, primero trata de sentir nuestros pies y todo el cuerpo.

Para ello coge una pelota de tenis u otra pelota, pequeña pero dura, que haces rodar lentamente con los pies para recuperar sensibilidad en ellos. Luego recuperamos la conciencia de nuestras piernas y de todo el cuerpo. Así podemos empezar, por ejemplo, acariciando suavemente nuestro cuerpo, empezando por las pantorrillas, los muslos, las caderas, el abdomen, el pecho, pasando por la espalda, las manos y la cabeza. Debemos suspirar fuerte para recuperar nuestra conciencia de la respiración. De esta forma reanimamos todo el cuerpo.

Una vez que sienta cada parte de su cuerpo, coloque los pies separados a la altura de las caderas, doble las rodillas ligeramente e inclínese lentamente hacia adelante, tratando (pero no es obligatorio) de tocar el suelo con los dedos de los pies. Este ejercicio se diferencia de la inclinación habitual en que no tensamos la columna ni los músculos del cuello o la nuca. Intentamos soltar la cabeza y las manos lo más flojamente posible. Nuestras piernas están allí para sostenernos, al igual que las fuertes raíces sostienen un árbol.

Finalmente podemos dejar la carga de pensar en la seguridad de nuestra tierra a algo más grande que nos retiene y no permitirá que nos aniquile. Es un descanso para la cabeza y un momento de sentir la fuerza de las piernas.

Durante una curva de este tipo, que dura incluso unos pocos minutos, podemos balancearnos un poco y no hay nada de malo en ello. Seamos flexibles, dejemos que nuestras rodillas aguanten el peso del resto del cuerpo. Después de realizar los ejercicios que vale la pena repetir varias veces en una sesión, levante suavemente las vértebras por las vértebras. Suspiramos fuerte al final.

Ejercicio de silla

Sentémonos en la silla. Sintamos nuestro cuerpo a fondo, especialmente los pies apoyados en el suelo. Nos ayudarán a completar el ejercicio en un momento. Ahora levantémonos de la silla, no apoyándonos en los muebles, sino usando las almohadillas para los pies que soportarán el peso del cuerpo.

Lo haremos presionando nuestros pies firmemente contra el suelo y empujándonos hacia arriba con fuerza. Gracias a este ejercicio sentiremos la fuerza de nuestras piernas, que nos llevarán donde queramos, y que soportarán lo que llevamos dentro.

Poniendo a tierra la cabeza

Cuando los pensamientos intrusivos nos mantienen despiertos, cuando un exceso de estrés y deberes sobrecargan nuestra cabeza, podemos sentir que no seremos capaces de hacer frente ahay demasiado de todo lo que nos rodea, y estamos sobrecargados con lo que el mundo y la vida te brindan. Entonces los ejercicios para aliviar la cabeza y cuidarla son saludables.

Uno de ellos es mantener la cabeza en tu propio abrazo. Por trivial que parezca, colocar una mano en la frente y la otra en la espalda, en la parte posterior de la cabeza, que reproduce el gesto de otra persona sosteniendo tu cabeza, permite que tus pensamientos se suelten.

De repente nos sentimos seguros, no tenemos la sensación de que tenemos que controlar todo o algo malo sucederá. Un gesto tierno hacia nosotros mismos nos libera de la obligación de una vigilancia constante. La cabeza se siente como si la estuvieran sujetando, por lo que toda la tensión puede drenarse y puede dejar de cargar con tanto peso, lo que permite que el resto del cuerpo se relaje y, por ejemplo, dormir mejor (si estamos haciendo el ejercicio por la noche).

El segundo ejercicio para aliviar la cabeza es mantener la cabeza "en una canasta". Podemos hacer este ejercicio haciendo un sentado japonés o asumiendo cualquier posición sentada en la que podamos bajar la cabeza hacia el suelo.

Luego juntamos nuestras manos frente a nosotros en una canasta y ponemos nuestra cabeza en este entrelazamiento. Al mismo tiempo, comprobamos preguntándonos si somos capaces de dar a nuestras manos el peso de lo que está en nuestra cabeza, si nuestra cabeza se siente segura en nuestro abrazo.

¡Ayuda al desarrollo del sitio, compartiendo el artículo con amigos!

Categoría: